el eco antes - foto artesur
Foto del patio.

En 1953, el arquitecto de origen alemán Mathias Goeritz hizo público un manfiesto en donde expresaba que el movimiento moderno con su ‘racionalidad’ le había robado la parte ‘emocional’ a la arquitectura de la época, estamos hablando de mediados del siglo pasado, un parteaguas en la historia del diseño.

Mathias Goeritz quien desde 1949 se asentó en la capital del país, pensaba que la arquitectura debería ser una obra de arte total. Usaba el color, las formas y texturas para provocar emociones en quienes habitaban ese espacio y para eso, diseñó un edificio muy especial, un “museo experimental”: llamado El Eco, en la Ciudad de México con el que se declaraba en contra de los edificios completamente racionales y funcionalistas de esa época y donde según afirmaba tenían como resultado una edificación ‘fría’ y carente de sensibilidad humana.

Este museo empezó sus actividades o ‘sus experimentos’, con la obra arquitectónica de su propio edificio. Esta obra fue comprendida como ejemplo de una arquitectura cuya principal función fuera la ‘emoción’ y cuyos muros anchos de diferentes grosores revestidos de enjarre de cemento grueso, colores llamativos en este caso el amarillo y un juego diferentes alturas en sus cielos, rompían con el molde ortogonal y cuadrado de esos tiempos.

El eco antes - Foto Museo el Eco
De los primeros performances en el patio del museo. Foto: El Eco.
croquis-del-museo-del-eco
Croquis y plantas del museo ‘El Eco’ hechos por Mathias Goeritz.

Sin duda una postura tajante, en donde el también escultor y artista proponía en este edificio fuera un espacio libre para la experimentación y conjugación de todas las artes conviviendo en un mismo lugar.

La propuesta marcó un hito en la historia de la arquitectura en el mundo y dio paso a un espacio público y colectivo, siempre relacionado con la colaboración multidisciplinaria, a favor de un servicio cultural para más personas, generando puntos de encuentro y de reflexión para la sociedad en general.

Con los años el edificio fue abandonado, se convirtió después en un restaurante, galería, teatro etc. pero fue hasta 2005 que la UNAM lo compró y lo restauró para convertirlo nuevamente en ”algo vivo”, es decir, un espacio experimental que permitiera cumplir la voluntad del autor y que en donde actualmente se realiza un concurso llamado ‘Pabellón El Eco’ que busca impulsar la práctica arquitectónica del país y de dialogar constructivamente con la arquitectura del icónico edificio.

La arquitectura además de ser funcional, de ser estable y de ser un refugio seguro para el usuario, debe tambien tener una parte emocional, que brinde al ser humano reconectarse con sí mismo, algo que actualmente ya es más visible y que siempre buscamos los diseñadores y los creadores de tendencias en cada uno de nuestros proyectos.

Así que si estás próximo a visitar la Ciudad de México, te encanta el diseño y te cautivó como a mí la historia de este edificio no olvides considerar visitar este pequeño pero significativo lugar que se encuentra en Sulivan 43, muy cerca de Avenida de los Insurgentes y de Paseo de la Reforma.

¿Has ido anteriormente al Museo El Eco? Déjame tus comentarios aquí abajo.

Nos leemos pronto.

AX.

El eco hoy - Foto MX City
Acceso al museo actualmente. Foto: El Eco.
Imagen relacionada
Monolito amarillo. Foto: El Eco.
Pabellon el Eco 2010 - Foto El Eco Unam
Pabellón El Eco 2010.
Pabellon El Eco 2011 - Foto Yoshihiro Koitani
Pabellón El Eco, 2011.
Pabellon El Eco 2011 - Foto
Pabellón El Eco, 2011.
Anuncios

One response to “Museo El Eco: Manifiesto de la Arquitectura Emocional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s